FENADAJ ADVIERTE SOBRE PARO POR DESPIDOS EN LA CORPORACIÓN JUDICIAL BIOBIO: AFECTARÁ A USUARIOS DE ÑUBLE A AYSÉN

La FENADAJ, que agrupa a más de dos mil trabajadores de las cuatro corporaciones de atención judicial del país, adhirió plenamente al paro que inician este lunes 11 de enero los funcionarios de la CAJ Biobio, que abarca las últimas seis regiones del sur del país, en protesta por despidos que podrían implicar el 5% del presupuesto que dicha corporación judicial recibe anualmente.

Así lo denunció el presidente de la FENADAJ, Marcelo Inostroza, al precisar que se trata del despido de nueve funcionarias/os de la CAJ Biobio -la de mayor cobertura nacional de las 4 a nivel nacional- que afectará la representación de juicios, tramitaciones, alegatos y otros de los procesos judiciales de los sectores vulnerables de las regiones de Ñuble, Bio Bio, Araucanía, Los Lagos, Los Ríos y Aysén.

“No lo entendemos. Creemos que hay una conducta desesperada del actual director general (Caj Biobio), avalada por el propio ministro de Justicia, que pretende instalar personas de su confianza en cargos que son absolutamente técnicos”, dijo al precisar que entre los despedidos hay varios funcionarios con más de 20 y 30 años de servicio.

Dirigentes de FENADAJ y AFUN Biobio en entrevista con Radio El Conquistador el lunes 11.

Desde lo administrativo, el dirigente mostró preocupación por los informes de metas que tienen que ser evacuados esta semana y, desde lo operativo, también lo hizo desde la perspectiva de idoneidades para los cargos a reemplazar: “Hablan de concursos. Pero tememos que sean reemplazados por personal que no tiene ninguna experiencia en este tema”, enfatizó.

Inostroza también explicó la problemática desde lo presupuestario: “Esta decisión podría significar un desembolso económico considerable. Estamos hablando que podrían pagarse hasta $ 400 millones si hay demanda. Eso se sumaría a los $200 millones pagados por la gestión del señor Contreras el año pasado en indemnizaciones. 600 millones de pesos corresponderían al 5% del presupuesto anual de la corporación del Biobio”.

En ese contexto, recordó que durante la pandemia una de las problemáticas fue la dificultad que hubo para incorporar un mayor número de oficinas al trabajo presencial debido a que los inmuebles no cumplían con los estándares sanitarios mínimos. Según informó, para mejoras de infraestructura para atención se invirtieron $100 millones en 2021. “Absolutamente inconcebible”, dijo al mostrarse esperanzado que las nuevsa autoridades revoquen los despidos. “Hemos iniciadas conversaciones con el nuevo Gobierno que entendemos no va a compartir esto y que tendrá que revertir esta situación tan pronto como asuma”, remató.

FENADAJ: SIN ACUERDO PARA RETORNO EL 23/8 EN JORNADA COMPLETA TERMINA SESION DE MESA NACIONAL COVID-19

A través de un comunicado oficial emitido por sus dirigentes, la FENADAJ confirmó que el retorno para este 23 de agosto informado por las autoridades de las Corporaciones de Asistencia Judicial del país no será posible en atención a la falta de acuerdo en torno a cuestiones sustanciales que efectivamente aseguren un retorno seguro, gradual y paulatino a labores presenciales.

                            COMUNICADO

INFORMA RESULTADO REUNIÓN TÉCNICA MESA NACIONAL COVID-19  

Compañeros y Compañeras: 

Este lunes en la tarde, nuestra Directiva se reunió con los prevencionistas de riesgos de las 4 CAJs, y la Directora General de la CAJTA, en representación de los Directores Generales. Asistió también el presidente de ANEF, José Pérez Debelli.

En esta instancia se revisaron las observaciones que Fenadaj formuló a la propuesta de modificación de Protocolos COVID, patrocinada por las cuatro Direcciones Generales, acogiéndose nuestras indicaciones, casi en su totalidad.

No obstante ello, no existe acuerdo en temas sustanciales, toda vez que el comunicado conjunto evacuado por las 4 Direcciones Generales introdujo en el debate una serie de elementos no contenidos en la propuesta original, no consensuadas ni explicitadas previamente en la mesa. Es más, esa comunicación, que no dudamos en calificar como desafortunada, se socializó, imponiendo condiciones que desconocen el derrotero previamente acordado por la propia instancia negociadora.

El incremento en las horas de atención presencial requiere una planificación gradual, que contemple el respeto a la institucionalidad previamente acordada y que considere la realidad de nuestros servicios. 

En ese entendido hemos solicitado se agende, con carácter de urgente, una reunión con las cuatro Direcciones Generales, en que se evalúe e implemente, con criterio de realidad, los parámetros y condiciones necesarios para avanzar en una paulatina normalización de las actividades, teniendo siempre a la vista las prescripciones de la autoridad sanitaria en la actual coyuntura de emergencia sanitaria.

Así las cosas estimamos absolutamente inviable, un cambio de situación, en la fecha definida unilateralmente por las Direcciones Generales.

Los llamamos a estar atentas y atentos al desarrollo de las negociaciones, cuyos resultados comunicaremos, oportunamente. 

DIRECTORIO FENADAJ

Marcelo Inostroza Aparicio, Jéssica Valenzuela Moya, Zulema Díaz Castro, M. Andrea Moscoso Gajardo, Rosa Chipoco Aguilera, Mónica González Díaz y Hugo Gutiérrez Tarifeño.

DIÁLOGO PERMANENTE, ALIANZAS, RRSS Y SUMAR A LA COMUNIDAD: LOS EJES FUNDAMENTALES DE LA NUEVA DIRECTIVA DE LA FENADAJ

Marcelo Inostroza, actual presidente de la AFUN Biobio y nuevo presidente de la Federación de Acceso a la Justicia (FENADAJ) -que representa a más de dos mil trabajadores de las CAJs- explica la mirada en que profundizarán para ser escuchados en las tomas de decisiones que, desde distintas vitrinas políticas, surgen para enfrentar un tema tan dolorosamente ausente: una política pública de acceso a la justicia digna, eficiente y eficaz.

Marcelo Inostroza, presidente de la FENADAJ.

-Si puede resumir en tres ejes. ¿Cuáles son las prioridades que quiere abordar en estos dos años de gestión que comenzó a comandar desde la FENADAJ?

-Todas las instituciones tienen un periodo de formación, de maduración, de consolidación y, muchas veces, también un período de declinación. Nuestra Federación, que es joven, en las líneas que enfrentamos ha tenido un gran crecimiento y en los últimos tiempos ha entrado en un periodo de maduración. Eso significa que el discurso necesariamente debe refinarse y generar una reflexión sobre las formas que deben asumirse las líneas de acción a implementarse para conseguir los objetivos. Objetivos que ya, desde hace un tiempo, están bastante claros. Lo que nosotros perseguimos es un servicio de acceso a la justicia que reúna las condiciones mínimas para prestar, a quienes nos requieren, aquella asesoría que exigen y merecen, con estándares de calidad que pasan por contar con los medios, las herramientas y con profesionales que estén a la altura de ese desafío, en un entorno, en una orgánica que se haga cargo de esas necesidades y genere una respuesta eficaz y efectiva ante esa necesidad colectiva. 

-¿Cómo se consigue eso?

-Hasta ahora, si bien ha habido propuestas, la reacción nuestra ha sido un poco reactiva ante la iniciativa que ha tenido, o más bien la poca iniciativa que ha tenido, la autoridad de turno para establecer una política pública de acceso a la justicia. Esta política no existe porque la autoridad también reacciona ante la contingencia, pero, en definitiva, no hay una visión de Estado, de mediano y largo plazo, que se haga cargo de esto. 

-¿Qué proponen entonces?

-Que seamos parte de la formulación de esa mirada de la reflexión y de la propuesta de lo que debe ser  la justicia en Chile y, para eso, un espacio que debe potenciarse es la participación de los trabajadores, es decir, no esperar la acción del Ejecutivo, de la autoridad, sino que contribuir desde nuestra vereda, con ideas y mecanismos que innovando tiendan a acercarnos a un concepto realizable y posible de un servicio nacional de acceso a justicia que cumpla con los estándares que hemos señalado reiteradamente. Para que la justicia sea una realidad y no una mera quimera. Por lo tanto, debemos fortalecer, en el plano interno, espacios de trabajo permanente, que aborden estas temáticas incorporando otros actores relevantes, una nueva justicia no es solo labor del Minju, es una tarea nacional. En ese orden de ideas estamos obligados a escuchar a todos los incumbentes, de modo tal que estos referentes contribuyan con su visión a generar consensos que, más temprano que tarde, puedan consolidar esa nueva opción por lo que debe ser la justicia en Chile. Juntos podemos conseguirlo.

-En torno a la tramitación de la nueva defensoría de víctimas en el Congreso, ¿cómo continuará la estrategia para tener voz en este proceso?

-Seguiremos impulsando las líneas de acción implementadas. Hasta ahora con el Minju es difícil negociar porque nuestras posiciones hasta ahora son encontradas. Eso pese a los esfuerzos que hicimos para llegar a acuerdo. Recordemos que fuimos convocados únicamente después de que la Comisión de Constitución le pidió al ministro que nos recibiera, pero ese diálogo con el ejecutivo, la verdad, no ha sido fructífero, por lo tanto, perseveraremos en generar alianzas con otras autoridades, con los parlamentarios de distintas bancadas, por ejemplo, para plasmar en ese diálogo las convicciones que tenemos respecto a lo que debe ser un servicio nacional de acceso a la justicia. Ese intercambio de ideas se dará además con otras autoridades, con los candidatos presidenciales, los presidentes de los partidos políticos… en suma, con todos aquellos sectores que tengan algo que decir en la materia, contactos que mantendremos en el tiempo. 

“No existe una política pública de acceso a la justicia porque la autoridad también reacciona ante la contingencia, pero no hay una unidad de Estado, de mediano y largo plazo, que se haga cargo de esto”.

-Qué crítica hacen en este sentido?

-Una de las deficiencias que hemos acusado es que no se ha relevado la importancia de la justicia como uno de los pilares estratégicos en el desarrollo del país, no basta con que se consagren y reconozcan derechos, es necesario garantizar su ejercicio, de otra forma, esas conquistas son letra muerta. Por lo mismo es que todas las fuerzas vivas de la comunidad deben ser parte de este debate. Lo que hemos visto en este gobierno es ausencia de diálogo y eso debe cambiar. 

-Qué opinan como dirigentes en torno a la participación que se debiera tener en el proceso constitucional, donde el tema de la paz social y el acceso a la justicia es tan importante.

-Es un tema fundamental. El acceso a la justicia es lo que hace carne todos los derechos que pueden plasmarse en una Constitución, por lo tanto, hay que conseguir que la mirada de los constituyentes entienda esto como un resorte para hacer efectivos los derechos que consagre la Carta Fundamental. Esto es absolutamente prioritario porque servicios como los que nosotros brindamos son el vehículo que permite ejercitar esos derechos en la cotidianeidad. La mirada que se de a la justicia, desde la Constitución, va a ser la vía para posibilitar, dentro de un Estado de Derecho, los cambios que se requieren, por lo tanto, esa conversación con los constituyentes es un ámbito en que nosotros como trabajadores y dirigentes buscaremos y propiciaremos. 

-En el Plan Paso a Paso, ¿cuáles serán los estándares que reclamarán como mínimo ante las autoridades.

-Quisiera extenderme un poco en esto respecto de cuáles son los ámbitos de acción del trabajo gremial nuestro. Hay ciertos temas que son permanentes y que deben estar claros. Hay que definir ciertos hitos para trabajar en torno a ello. El hito más grande es lograr un estándar apropiado para el servicio, de forma tal, que podamos cumplir con nuestra labor. Eso significa mejores medios, herramientas, presupuesto adecuado, capacitación para nuestra gente, etcétera. Ese es el norte, porque esto se plasma en un mejor acceso a la justicia. Pero, así como este es el gran norte, hay otras estrategias que responden a la coyuntura y, en ese contexto, la actual contingencia, el avanzar y obtener que se respeten aquellos estándares mínimos que aseguren la vida y la salud de los trabajadores de las corporaciones y de nuestros usuarios, es una cuestión central. Hemos sido eficaces hasta ahora en lograr que ello ocurra: hemos sido parte de la Mesa Nacional COVID en justicia, participado de los acuerdos, estamos integrando los comités de crisis que se generaron en cada corporación para velar por el cumplimiento de estos estándares mínimos y, en ese sentido, mientras dure la pandemia y estemos en esta emergencia sanitaria, nuestra labor tiene que tener como uno de sus objetivos asegurar que esta conversación se mantenga y se respeten aquellos estándares que ya se han definido. Tenemos un protocolo nacional Covid que generamos junto a los directores generales y junto al Ministerio que se está aplicando en las cuatro corporaciones y hemos logrado, a través de los comités, hacer que estos estándares se respeten. Prueba de ello es que, conociendo la precariedad de las instalaciones que tenemos, nuestro servicio no tiene atención presencial y no la tiene no porque los trabajadores no quieran, sino porque no se cuenta con las condiciones mínimas para hacerlo con ciertos niveles mínimos de seguridad. En ese sentido, hay que seguir con ese trabajo, hay que incrementar la presencia y una de nuestras propuestas es que las cuatro corporaciones cuenten con herramientas técnicas para hacer frente al debate y a la discusión que se da en este ámbito en cada corporación.

“El acceso a la justicia es lo que hace carne todos los derechos que pueden plasmarse en una Constitución, por lo tanto, hay que conseguir que la mirada de los constituyentes entienda esto”.

-¿Cómo lo harán?

-Para eso hemos definido proporcionar asesoría especializada de profesionales en materia sanitaria, a los miembros de los comités de crisis, de forma tal que nuestros representantes cuenten con insumos técnicos que contribuyan con solvencia, en la generación de estrategias de prevención. También hemos agendado reuniones permanentes de coordinación con todos los comités de crisis que funcionan en las cuatro corporaciones como una forma de uniformar criterios.

-Con el #sinplataesletramuerta ustedes demostrados que la estrategia digital es parte del proceso de trabajo sindical. ¿Cómo llamaría a las bases a sumarse a este proceso hoy tan fundamental como sistema de comunicación?

-Eso es básico. Está más que demostrado que las redes sociales son primero un medio de denuncia efectiva y de articulación con otros y otras, con otros entes y con otras personas, que permiten aglutinar y relevar los temas que nos interesan, por lo tanto, toda política, toda línea de acción que se implemente, debe contar dentro de su arista necesariamente con una política comunicacional que involucre el uso de las redes sociales. Hemos tratado, ya desde hace un buen tiempo, de incentivar a nuestra gente para que utilice Instagram, Twitter y todas las otras redes sociales que se dispongan para poner en el tapete los tópicos que nos interesan. Es un camino en el que tenemos que seguir mejorando. 

-¿Qué otro punto agregaría o destacaría para su gestión, debido al amplio respaldo que obtuvo?

-El respaldo que tuvo nuestra lista es un aliciente. Fuimos las cuatro primeras mayorías, y eso nos llena de satisfacción. Es un respaldo claro, un indicio de que el trabajo que se ha desplegado ha surtido efecto. Pero también nos compromete. Debemos ser capaces de avanzar con todos y para todos y para ello es relevante fortalecer la estructura interna de la Federación y su institucionalidad.

“Los constituyentes tienen mucho que decir. La mirada que se de a la justicia desde la Constitución va a ser la vía para posibilitar, dentro de un Estado de Derecho, los cambios que se requieren”.

-En estos tiempos de desmovilización política, ¿tienen alguna estrategia?

-… Generar un mayor espacio de conversación y debate con las bases. Fortalecer, por ejemplo, el Consejo de Presidentes, que es una estructura que no es parte de los estatutos, pero que consideramos importante. Para ello impulsaremos reuniones permanentes de este consejo, de forma tal que la conversación y el debate tan propio de las asambleas se de con cada uno de nuestros dirigentes con mas periodicidad. El feedback es imprescindible, por lo mismo, si contamos con más canales de interacción, la gestión se fortalecerá. Son tiempos que seguirán siendo complejos, pero tenemos mucha fe en que los cambios que experimenta nuestra sociedad necesariamente impactarán en la justicia. Nosotros contribuiremos con decisión a que ello ocurra.