Entradas

6 CONDICIONES MÍNIMAS PROPONE FENADAJ A JUSTICIA PARA TRAMITAR NUEVA DEFENSORÍA DE VÍCTIMAS

 

Precariedad de infraestructura y atención, homologación de jornadas y remuneraciones y estudios técnicos de personal y costos son los puntos centrales abordados en las cuatro sesiones concretadas por la Mesa de Trabajo generada entre el ministro de Justicia, Hernán Larraín y la Federación Nacional de Acceso a la Justicia (FENADAJ), para analizar los aspectos técnicos de lo que buscar ser el nuevo Servicio Nacional de Acceso a la Justicia y Defensoría de las Víctimas de Delitos del gobierno de Sebastián Piñera.

Así lo precisó la presidenta de la FENADAJ, Claudia Fachinetti, al explicar que todos estos aspectos son consideradas “condiciones mínimas para un nuevo servicio, es decir, aspectos base para superar la desigualdad y precariedad de las corporaciones para realizar el trabajo que son imprescindibles para que hablemos de nuevo servicio”.

DEFINICIONES ESTRUCTURALES

-Cuáles son los énfasis puestos por ustedes en la Mesa?

-Son varios, pero en el tema de defensoría de víctimas hemos enfatizado que no se han hecho los estudios necesarios para ver, efectivamente, qué es lo que necesita la víctima que ha sido objeto de un delito y si el modelo para atender delitos violentos va a ser aplicado a todos los delitos, como se pretende por parte de la autoridad. Por ejemplo, ¿habrá un psicólogo para atender un hurto simple? A nosotros nos parece un despropósito. Esto va de la mano de otro de los aspectos: definir el modelo, porque el modelo (de atención de víctimas de delitos) del Ministro Interior -que está basado en la contingencia- es muy distinto al trabajo profundo que se hace en los CAVI de las corporaciones. Otro punto es la existencia de estudios técnicos sobre la dotación necesaria para cubrir a la población potencialmente beneficiaria. No es posible atender a más de un millón y medio de personas víctimas de delitos, con la misma dotación actual. Se requiere recursos, y no sólo discursos.

-Y desde lo laboral, ¿cuáles son las prioridades?

Nosotros exigimos que se homologuen las remuneraciones. Ello debe ser la base del nuevo servicio. Existe una desigualdad impresionante para personas que desarrollan la misma función. No es posible que en el Estado no se respete la propia Ley de Bases de la Administración del Estado que exige que a igual función, igual remuneración.

También se debe aclarar cómo se van a traspasar trabajadores con distintos regímenes estatutarios y remuneraciones sin tener un peso para ello. 

El proyecto también busca profundizar la estructura actual, de 4 macrozonas, agregando una Dirección Nacional. Hemos sido críticos en eso pues burocratiza el sistema y no hay descentralización efectiva, por lo tanto, lo que pedimos nosotros es que se cree una dirección nacional con direcciones regionales empoderadas y con atribuciones. También hemos expuesto la necesidad de contar con coordinaciones técnicas -que un tiempo hubo- para cada una de las líneas de acción de las corporaciones. 

Finalmente, y no menos importante es la situación de los inmuebles donde atendemos. No se puede pretender decir que se creará un nuevo servicio y seguir atendiendo a nuestras usuarias y usuarios en las condiciones precarias que existen actualmente.

-¿Cuáles son los plazos de este trabajo de análisis entre las partes?

-Vamos a tener un par de reuniones donde la autoridad va a contestar los requerimientos que estamos haciendo, para que, el primero de marzo, se retome en el Congreso la idea de legislar. Esperamos que para esa fecha el Gobierno tenga un proyecto más robusto, un proyecto que dé cuenta de las expectativas que está creando en la comunidad.

Desde el 27 de enero hasta la fecha se han desarrollado cuatro reuniones de la Mesa de Conversaciones con Justicia.

MÁS CONCILIACIONES, CENTROS DE MEDIACIÓN, FACULTADES A RECEPTORES Y UN APP: LAS PROPUESTAS FENADAJ AL MINISTERIO DE JUSTICIA POST PANDEMIA

“Cómo, sin poner en riesgo la salud de la comunidad, se puede a la vez garantizar el debido proceso y el acceso a la justicia”, fue el inicio de la reflexión con la que la FENADAJ expuso, por 17 minutos, antes el ministerio de justicia sus cinco propuesta para mejorar y modernizar el sistema judicial chileno post COVID-19.

Entre las propuestas expuestas están “Más soluciones, menos juicios” para fortalecer la solución colaborativa de conflictos; la creación de más centros de Mediación y Arbitrajes; fortalecer la conciliación en los centros de atención coordinados nacionalmente desde la DAJ; crear centros regionales de receptores con mayores facultades y licitaciones para cerrajería y camiones para retiro de especies y modificar normativa legal de las notificaciones personal subsidiaria y por cédula.

En la video conferencia además de los dirigentes de la FENADAJ asistieron el subsecretario de justicia, Sebastián Valenzuela, la Jefe de División Juridica, XXXXX, el Jefe de División Judicial, XXXXXX, además de dirigentes de gremios de Justicia, académicos y representantes del Colegio de Abogados.

RESUMEN DE PROPUESTAS:

1.- “Más soluciones menos juicios”

Así se llama la primera iniciativa basada en una propuesta formulada y defendida por el ministro de la Corte Suprema Sergio Muñoz, “que tiene relación a que no todas las soluciones están en los juicios”, enfatizó la dirigenta. En este punto, la propuesta de la Federación es “fortalecer la solución alternativa de conflictos como una forma no sólo de descongestionar los tribunales, sino también avanzar en una cultura que use el diálogo para resolver sus conflictos”.

En este marco, se contextualizó cómo funciona este sistema actualmente en las CAJs, donde si bien se desarrollan procesos de solución de conflicto con ofertas como la mediación, el arbitraje, la conciliación o la facilitación, esta no es homogénea en todo el país, a lo que se suma que la alternativa se ha visto afectada por los cambios de políticas que han existido en torno a este modelo. “Se crearon Centros de Mediación, sin embargo, posteriormente, se prohibió que en nuestros centros se asumiera la mediación familiar para facilitar la mediación licitada, dejando a un gran número de profesionales capacitados con la necesidad de reformularse. Y, por otra parte, se nos empezó a medir por las demandas ingresadas a tribunales, lo que provocó un desinsentivo de la desjudicalizacion”, precisó Fachinetti antes de enfatizar que “este fenómeno ha estado cambiando en los últimos años”.

“Nosotros proponemos la creación de Centros de Mediación en todas las regiones del país y, en la Región Metropolitana, al menos una por cada jurisdicción de Corte de Apelaciones, Centros de Arbitraje, al igual que los que actualmente existen en Santiago y Rancagua, coordinado a nivel nacional por una coordinador/a del Departamento de Asistencia Jurídica de la División Jurídica del Ministerio de Justicia, abarcando el ámbito de la mediación familiar”.

Un punto a favor resaltado por la Federación es que las corporaciones cuentan hoy con personal especializado, capacitado y con basta experiencia en materia de mediación, las que podrían abarcar materias de alimentos, cuidado personal, temas patrimoniales, compensación económica, cuidado del adulto mayor u otros temas como hereditarios, deudas, arriendo, indemnizacion para así abarcar la mediación civil, lo que permitiría descongestionar el alto volumen de causas que se van a ver una vez que termina el estado de catástrofe, según la propuesta de la FENADAJ.

2.- «Enfrentar cobranzas»:

En mediación laboral, la propuesta de la Federación nace frente a la necesidad de enfrentar el alto volumen de causas de cobranzas, es decir, juicios ya ganados por las Oficinas de Defensa Laboral, pero que han tenido mucha dificultad para ser cobradas. También se propuso una mediación comunitaria y vecinal, que aunque se está realizando en algunos lugares, exige un alcance a nivel país.

3.- Centros Regionales de Receptores Institucionales:

“También proponemos la creación de Centros Regionales de Receptores Institucionales. Uno de los problemas más recurrentes en el actual estado de pandemia ha sido la posibilidad de notificar de cualquiera a recepción judicial y, sin duda, en el proceso intermedio que enfrentaremos tras la pandemia va a ser una las funciones que tendrá más requerimiento”, explicó Fachinetti antes de precisar que la propuesta gira en torno a dos aspecto:

El primero, una modificación legal relacionada a las actuaciones receptoriales pues actualmente en las CAJs existen receptores institucionales, nombrados por la Corte Apelaciones respectiva de una nómina de funcionarios que cada corporación envía anualmente a través de sus direcciones regionales, sin embargo, son insuficientes en número ya que no atienden todas las unidades operativas.

“En la mayor parte las causas, las CAJs dependemos del receptor de turno que no siempre cuenta con tiempo para realizar actuaciones gratuitas y que, post pandemia, realmente va a ser imposible contar con ellos”, agregó la dirigenta al precusar que la propuesta de la Federación es la creación, por cada jurisdicción de Corte de Apelaciones, de centros regionales de receptores institucionales dependiente de la divisiones regionales de la CAJ y cuyo nombramiento siga siendo realizado por las Cortes de Apelaciones respectivas, pero que se amplíen sus facultades para abarcar todas las actividades que realiza un receptor particular. Esto permitiría avanzar con proceso actualmente detenidos y cerrar muchas causas que están paralizadas”, dijo Fachinetti.

La segunda tiene relación con la notificación por cédula, en el sentido de que no sea necesaria una nueva orden del tribunal a la notificación personal subsidiaria porque ésta podría ser reemplazada, como sucede en otras procedimiento por notificación, por correo electrónico. 

4.- Implementación de un sistema mixto de audiencias presenciales y videoconferencia:

La cuarta propuesta es la implementación de un sistema mixto de audiencias presenciales con audiencias por videoconferencia, a propósito de la nueva atención que las CAJs están realizando con sus usurario en el contexto de la pandemia.

“Hemos debido realizar audiencias a través de medios electrónicos, sin embargo, no es posible rendir la prueba presencial. La propuesta es abrirse a la posibilidad de realizar esta audiencia por videoconferencia, a menos que el juez de la misma señalé que se requiere la presencia de las partes. “Proponemos que se permita la comparecencia por videoconferencia de testigos y peritos, pero garantizando la autenticidad de estas pruebas de la causa y que las partes estén conectadas con el juez por un sistema electrónico. Ello requiere de una modificación legal para que la videoconferencia sea una modalidad en este proceso, lo que permitiría varias cosas: avanzar hacia una justicia digitalizada, más eficaz, con mayor comparecencia los testigos y también mayor eficiencia en el tiempo profesional, terminando con las esperas del inicio de los alegatos y evitando traslados, por lo tanto, permitiría disminuir la posibilidad de accidente en el trayecto. En definitiva, permite mayor eficiencia de los recursos”, expuso Fachinetti.

5.- APP Acceso a la Justicia en Tus Manos:

La propuesta, presentada por XXXXXX, de la CAJ XXXX, plantea el desarrollo de una aplicación exclusiva para la interacción de los usuarios con el sistema de tal forma de modernizar a las CAJs y permitir el acceso a la justicia de las personas de escasos recursos.

Durante los últimos tres meses, los más de 2 mil funcionarios de las CAJs han venido desarrollando e innovando en el sistema de atención, de tal manera, de estar más cerca de los usuarios. En ese contexto, explica XXXX, «hemos aprendido sobre las nuevas tecnologías, hemos estudiado y hemos buscado la forma de estar más cerca de las personas con las distintas plataformas, siempre garantizando los principios de transparencia y de accesibilidad de los usuarios».

La aplicación celular propuesta, «que hemos llamado Acceso a la Justicia en Tus Manos, debe tener una interfaz amigable y sencilla para los usuarios. Hemos pensado en una bienvenida a la corporación, con un registro que nos permita recabar la información necesaria para la estadística, con un inicio de sesión que busque y proteja la información de los usuarios, con un perfil no público y que considere Inteligencia Artificial de tal forma que la persona ingrese, señale su problema y que la Corporación responda por este vía sobre cuáles son las tareas, orientación y/o apoyos que debiera seguir el usuario según la lógica que entregue la Inteligencia Artificial.

El objetivo de la propuesta es que sea el mismo usuario quien pueda agendar la atención con el profesional, permitiendo también subir documentos, generar un archivo y mantener un chat que permitiría a los usuarios tener una permanente comunicación con el profesional.

«Hemos cotizado y esta APP debería salir aproximadamente entre 17 y 15 millones de pesos, pensando sólo en un sistema de tipo Android todas las funcionalidades descritas. Pensamos que así podríamos aumentar la atención para el 2020, pensando siempre que las personas van a sentir que tienen el acceso a la justicia en sus manos», enfatizó XXXXX.

“ESTAMOS EN LA PUERTA DE UN CONFLICTO QUE PUEDE SER UNA OPORTUNIDAD O UN GRAVE PROBLEMA”

Claudia Fachinetti, presidenta de la FENADAJ, deja atrás un 2019 llamando a las bases a enfrentar los desafíos del 2020 con unidad. “No serán tiempos fáciles. Debemos defender el modelo de las CAJs, sensibilizar sobre la importancia del acceso a la justicia, tener una estructura nacional de servicio y fortalezar la organización.

-¿Cuál sería la reflexión del trabajo realizado este 2019?: lo bueno y lo malo

– Voy a partir por lo malo: fue un año muy difícil para la organización con una autoridad que no escuchaba, que llegó a negar nuestro rol como representantes de los funcionarios de la Corporación y que significó llegar a un paro, quizás el más extenso del sector público, que se extendió por 46 días con muchos problemas, situaciones difíciles, con ataques personales a los dirigentes por parte de las autoridades del ramo, tanto así que parlamentarios acordaron tendernos una mano enviando una carta con 30 firmas dirigida al ministro justicia. En los 21 años que llevo de trabajo en el mundo sindical nunca había visto algo así, que parlamentarios pidieran al ministro la solución a ese problema de acceso a la justicia. Finalmente, pudimos llegar a un buen término porque juntos logramos una negociación que nos permitió empezar a trabajar de nuevo, con una nueva forma de acercamiento, por decirlo así, con el Ministerio Justicia, entonces se establecieron las bases del Protocolo para seguir trabajando y, de ahí en adelante, la relación con el Ministerio empezó a cambiar… llegamos a un mejor entendimiento.

De lo bueno, destaco que nuestros funcionarios y funcionarias estuvieron al pie del cañón, reclamando sus derechos, que estuvieron apoyándonos a nosotros como dirigentes durante todo ese tiempo y eso, sin duda, es lo más favorable de este año 2019 que se fue.

-¿Cómo enfretarán este 2020?

-Con mucho trabajo. Como directorio FENADAJ ya planificamos el año 2020 y uno de los ejes de trabajo es la atención de víctimas de delito, dado que nos hemos enterado que estamos en la puerta de un conflicto que puede ser una oportunidad o un grave problema y que tiene que ver con qué cartera asumirá este rol con prioridad: Justicia o Interior. Pero somos optimistas porque tras la última reunión con las autoridades sabemos que el Ministerio de Justicia quiere realmente dar asistencia a las víctima de delitos. Ahora, ¿cómo se hace? Ahí es donde nosotros tenemos que entrar a batallar. Afortunadamente el Ministerio de Justicia está de acuerdo en que quien mejor atiende, tiene más adherencia y una atención interdisciplinaria a las víctimas de delitos es la Corporación de Asistencia Judicial (CAJs), entonces creemos que puede ser una oportunidad porque si se queda con esta forma de atención aumentaremos la cobertura, que es mínima en las corporaciones locales. Como lo hemos dicho, hoy a este tipo de víctimas las atendemos en 20 comunas del país y resulta que son 346, por eso creemos firmemente que aumentar la cobertura para llegar a todos los rincones de Chile es un deber que nos debe movilizar. 

-¿Cómo abordarán este posible conflicto?

-Estamos coordinando una jornada nacional de reflexión y análisis y así, presentar una propuesta al Ministro de Justicia. Queremos defender nuestro modelo, a la brevedad, con planes de acción. Un primer paso es hacer entender a la comunidad y a las autoridades que el acceso a la justicia es la base de la justicia social. Para la gente es algo primordial, especialmente a raíz de lo que está pasando desde el 18 de octubre, donde la injusticia ha sido un tema central. Hoy, en el momento en que tú le preguntas a las personas cuáles son los puntos por los cuales pondría acento, responden salud, pensiones y educación, sin embargo, la justicia no aparece espontánemente. La justicia es una necesidad y lo más importante, para alcanzarla, es que debemos aportar con alguna propuesta para crear un sistema de amplia cobertura.

-¿Cuáles serán las propuestas de trabajo en que se focalizará FENADAJ este año?

-Además del punto anterior, queremos precisar metodológicamente nuestra estructura de remuneraciones y carga de trabajo a nivel país. El objetivo es tener una estructura nacional de servicio de acceso a la justicia. No puede ser posible que todavía sigamos igual que desde el año 81, con cuatro corporaciones a lo largo del país que no se comunican entre ellas. Uno hace las cosas de una forma y otra de otra forma y eso podría ser sólo un problema estético si no fuera que detrás están los derechos de las personas. ¿Cuál es el tema?: que no podemos permitir que una persona que vive en Santiago tenga más oportunidad para ejercer sus derechos que una que viva en Coihueco, Punta Arenas o Isla de Pascua. Para nosotros es importante que todas las personas tengan el mismo acceso a la justicia, la misma oportunidad para ejercer sus derechos porque estamos hablando del acceso a la justicia como derecho personal, pero también de la dignificación de la función pública. Por último, como pensamos que este año puede ser complejo, entendemos que como nunca la organización cuenta sustancialmente para seguir trabajando por el país y que en ese camino todos los funcionarios y las funcionarias deben ser concientes de que, en la medida que estamos organizados y unidos, vamos a poder hacer frente a los devenires en forma más óptima.

-¿Cuál es la importancia para este complejo 2020 de los canales de comunicación entre directorios de la organización y sus bases?

-Es importante valorar esta relación que tenemos porque somos una organización que agrupa entre 1.500 y 2.000 funcionarios y la idea es que sigamos creciendo en unidad y teniendo claro que la lucha que se está dando es por nosotros y la gente, por eso es que yo les pido a las asociaciones y sus socios que sigamos profundizando el trabajo de comunicación interna y con nuestros usuarios, siempre con una visión crítica, pero todos bien juntos.